Ministerio del Interior gestiona capacitación

 

 

El Ministerio del Interior presentó un curso de capacitación para mejorar el servicio en relación con los derechos humanos de las personas detenidas. La actividad fue coordinada por el ministerio, la Universidad de la República y la Organización de Naciones Unidas.

El curso Gestión Penitenciaria en el marco de Derechos Humanos, efectuado en Centro de Formación de la Cooperación Española, se dirigió a los equipos de dirección de las Unidades de Internación para Personas Privadas de Libertad y durante dos días de talleres teóricos. Como complemento, se realizaron trabajos prácticos para aplicar conocimientos a los quehaceres cotidianos.

En el lanzamiento, el martes 14 de agosto, participaron el ministro del Interior, Eduardo Bonomi; la decana de Ciencias Sociales, Susana Maggio, y el coordinador residente de ONU, Egidio Crotti.

Eduardo Bonomi señaló que el trabajo del Ministerio del Interior (MI) es exigente con no apartarse de las disposiciones contenidas en el marco legal, nacional e internacional, en materia de derechos humanos.

Respecto a la reforma penitenciaria, aseguró que es una realidad en Uruguay y enumeró acciones que lo confirman, como: la creación del Instituto Nacional de Rehabilitación (INR); el pasaje progresivo de todas las unidades de privación de libertad a la órbita del INR; el ingreso paulatino de personal civil al escalafón S; las soluciones al hacinamiento; la clasificación de los recluidos; el combate a la corrupción y la rehabilitación a través del trabajo, estudio, deporte, cultura y recreación.

 

 

Refacción de cárceles con mano de obra de reclusos

Se firmó un convenio entre este organismo, el SUNCA y la Cámara de la Construcción para instalar un centro de capacitación en construcción que comenzará a trabajar antes de fin de año. El PNEL apuesta a implementar este año un programa de refacción de las cárceles con mano de obra de privados de libertad.

Saavedra indicó que el plan para mejorar la habitabilidad de los centros de reclusión con mano de obra de los privados de libertad cubre las penitenciarías del Centro Metropolitano de Mujeres, del COMCAR, El Molino, de la Subdirección del Instituto Nacional de Rehabilitación (INR) y la de Canelones, que recientemente ingresó a la órbita del INR. El trabajo contempla el pago del peculio y del seguro social de los presos. El INR entregará los materiales al PNEL.

“Vamos a demostrar que es posible, que es bueno, y mucho más barato, como lo demostró la experiencia en el módulo 9 de COMCAR”, señaló el director del patronato. También recordó la construcción del centro de rehabilitación Juan Soler, de San José, ejecutado mediante un convenio con la Unión Europea. “Inauguramos una obra fantástica, hecha por los presos, con salas de informática, de lectura, para clase; un estacionamiento, un centro de herrería y una panadería. Hicimos todo con tres pesos”, subrayó.

En dos meses comenzarán los cursos en Punta de Rieles

Los cursos de capacitación formarán a 60 presos para que desempeñen tareas de albañil, medio oficial albañil y medio oficial herrero. Los talleres se realizarán en el Instituto de Rehabilitación de Punta de Rieles y habilitará a los participantes a trabajar en las empresas constructoras que financian el proyecto una vez que se inserten de nuevo en la sociedad. Saavedra recordó que el PNEL aportará los materiales, mientras que la organización de los cursos y los docentes y las tareas de logística serán responsabilidad de los trabajadores organizados en sindicato y de los empresarios.

El espacio para el desarrollo de los cursos está definido y los equipos técnicos han comenzado a evaluar el perfil de los privados de libertad, por lo que Saavedra estima que el centro estará en funcionamiento en dos meses. La capacitación se realizará “en servicio”; es decir que se construirán los materiales que el propio sistema carcelario necesite. El director considera el proyecto “un salto cualitativo muy importante”.

Trabajo conjunto

Inmediatamente después de la firma del convenio, el 25 de julio, un conjunto de empresarios de Maldonado le propuso al PNEL desarrollar un proyecto con características similares en ese departamento. “Vamos a ver en qué oficio capacitamos”, dijo Saavedra, al tiempo que informó que durante el próximo año se incrementará el mecanismo para ejecutar convenios entre empresarios y trabajadores.

El viernes 10 de agosto culminó la primera experiencia de trabajo entre el PNEL y un empresario que lidera un emprendimiento de capitales vascos en Maldonado. El convenio facilitó la participación de 20 reclusos que cosecharon aceitunas en los últimos tres meses. La tarea mereció premios internacionales y el agradecimiento de los empresarios vascos, según complementó Saavedra.

El PNEL dispone de mil peculios para apoyar a los presos que desempeñan diferentes tareas en los centros de rehabilitación, quienes reciben un peculio de medio salario mínimo (3.200 pesos) por ocho horas de trabajo. Parte del peculio se destina a una caja de ahorro en el Banco Hipotecario del Uruguay (BHU), de la que quien lo generó dispondrá cuando sea liberado. Este año el Ministerio del Interior (MI) determnió que los peculios sean administrados por el PNEL.

Jaime Saaverdar, patronato de encarcelados

El director general del Patronato Nacional de Encarcelados y Liberados (PNEL), Jaime Saavedra

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s