Palacio Salvo: lo que pudo ser

Publicado: abril 19, 2014 en Comunicación, Educación, MEC, Medioambiente, Turismo, Vivienda
Etiquetas:, ,

Hacia el 1918 el empresario Marcelino Allende tuvo el proyecto de construir un gran edificio de oficinas en el terreno ubicado entre las calles Andes, 18 de Julio y Plaza Independencia. 

Muchas veces los acontecimientos se enfrentan a caminos bifurcados, a partir de los cuales nuestro tiempo de hoy pudo ser muy diferente.

 

————-

Por Alberto Moroy

Lo que estan viendo en la portada son dos proyectos para construir hoteles en el predio que ocupaba el “café y chocolatería La Giralda” (18 de Julio y Plaza Independencia) Los hermanos Salvo compraron el predio algunos años despues que se sabia de la demolición, por problemas estructurales. Ambos proyectos parecen tener orígenes distintos, por lo que podríamos diferir que tambien hubo dos dueños, porque a saber, quien le vendió a los Salvo fue Marcelino Allende y este al parecer no tenia nada que ver con en proyecto anterior (Izquierda portada) o tal vez en el primero, intervenían los dueños de La Giralda.

A partir de la reforma de la Plaza Independencia, el lote de 1.875 mts. de superficie de la esquina de 18 de Julio Nº 7 (Vieja numeración) y la plaza Independencia, donde hoy esta el Palacio Salvo, adquiere una condición estratégica, que a la postre resulto vital para la instalación del Café La Giralda y para que mas tarde, se “soñara” con dos majestuosos hoteles, que no se construyeron, dejando paso a un tercer hotel, el Palacio Salvo. Fue construido para funcionar como edificio de oficinas, con un sector destinado a hotel y planta baja dedicado a locales comerciales Curiosamente la numeración de los comienzos de 18 de Julio, arrancan con el Nº 700 cuando se sabe que como es lógico comenzaban la cuadra con el 0-100 y como testigo esta la publicidad de La Giralda en Caras Y Caretas ¿Alguien sabe porque?

Observaciones

Abajo, en la presentación del primer hotel, podrán leer los argumentos por el cual en 1917, estaba haciendo falta un hotel céntrico de generosas dimensiones en Montevideo. Entre ellos resalta la distancia de los ya existentes (Pocitos y Parque Hotel), tambien menciona al Hotel Carrasco ( Parado en la construccion a consecuencia de la Primer Guerra Mundial), y resalta el extra-costo que requiere tomar todos los dias un taxi para acercarse a la “city”. En 1870 habia un estupendo hotel a pocos metros de este predio, llamado L’Univers Hotel, ubicado donde hoy esta el Radisson Montevideo Victoria Plaza Hotel, lo que denota la importancia de la zona, 45 años antes. Fíjense la categoría de los taxis de la epoca, y tambien un carro con baranda similar a los que usaban para traspasar a los embarcados al tierra, a veces con bote y todo.

Grand Hotel L’univers 1870 (Plaza Independencia)

Plaza Independencia antes de la estatua de Joaquín Suarez. (Inaugurada en 1896)

En 1884 Montevideo Don Marcelino Diaz y Garcia, andaluz, instaló una modesta usina en la calle San Jose, entre Florida y Ciudadela. Este ensayo de alumbrado publico se hacía con lámparas de arco, instaladas en la plaza Independencia y a lo largo de dos cuadras, sobre 18 de Julio. Lo notable es que en Argentina, la ciudad de La Plata fue la primera que inauguro la luz eléctrica (Usina, calle 5 entre 51 y 53, detrás de la Casa de Gobierno), tambien ese año. La foto de la izquierda (arriba) tiene un par de luminarias a lo largo de la Plaza Independencia, al fondo se ve el comienzo de la Av. 18 de julio, sobre el margen derecho, donde esta una de las recovas (corredores externos de los edificios), el “Café y chocolatería La Giralda”.

Café y chocolatería La Giralda 1905 / Publicidad de la epoca

El 19 de abril de 1916 el cuarteto Roberto Firpo estrenó allí el célebre tango “La Cumparsita”, compuesto por Gerardo Matos Rodríguez. Abajo el primer registro del más famoso de los tangos, realizado por el Cuarteto Alonso – Minotto de Montevideo, en los Estudios Víctor de Buenos Aires en 1917. A principios de la década del 20′ “La Giralda” fue demolida, para construirse en ese predio el futuro Palacio Salvo (5 años después).

La cumparsita – Cuarteto Alonso – Minotto

Imagen de previsualización de YouTube

Lorenzo Salvo da el primer golpe para demoler La Giralda

Proyecto de Hotel en Montevideo. Arquitectos: Chambers y Thomas.

Vista del Hotel / Hall de entrada / Arquitecto

 

Dos posibilidades, ¿cuál hubiera sido mejor?

 

Asi lo presentaron

Estamos convencidos que se presenta un amplio campo para la instalación de un hotel en la parte central de Montevideo, que podría servir a los comerciantes de Buenos Aires, pasajeros de los buques de ultramar y fluviales, familias del campo y un gran número de veraneantes. En la actualidad no hay en la ciudad misma un solo hotel digno de ese nombre, y los comerciantes que la visitan fuera de temporada, tienen que resignarse a los inconvenientes de los hoteles chapados a la antigua, o de lo contrario hospedarse en el Parque. (Hotel) Lo mismo puede decirse de los visitantes del campo o de río arriba, y de los que esperan la llegada o salida de los transatlánticos. El Parque significa un notable gasto para alquiler de automóviles. (Por lo visto eran caros en esa epoca 1916).

Veamos ahora el veraneante durante la temporada; habrá siempre cierta proporción de personas acaudaladas, para quienes estas cosas no tienen mayor importancia, por cuanto poseen automóviles propios, pero, en cambio, otras personas de recursos más limitados toman en cuenta el gasto de taxímetros al elegir su hotel. Naturalmente, todas estas observaciones son aplicables en mayor escala al Carrasco.

Debe tenerse en cuenta que lo que se les ofrecería no sería un hotel urbano confinado, sino un hotel en el cual todas las ventanas mirarían al mar en una u otra dirección. Todas las habitaciones tienen ventanas externas y se encuentran fuera del alcance de los ruidos de la calle.

También se les suministra en el mismo local un hermoso Comedor, con vistas en todas las direcciones de la ciudad y de la bahía; un Salón de Fiestas, donde podrán dedicarse al baile, con un Balcón para los espectadores; la Confitería y Tea Room en el Balcón; Sala de Billares y una Sala de Cinematógrafo de primera, apta también para conciertos, bailes escénicos y representaciones teatrales. Y todo esto en el centro de la vida y movimiento de una gran ciudad y en proximidad a las mejores tiendas y clubes.

Indudablemente esta combinación de ventajas garantizará el éxito del Hotel. No alegaremos que pueda implicar la ruina del Parque, Pocitos o Carrasco, pero no cabe duda de que atraerá indefectiblemente una buena proporción de los veraneantes, mientras que durante las demás estaciones tendrá el monopolio de los mejores pasajeros en la ciudad.

La costumbre existente entre las personas solteras y las familias reducidas, de vivir en departamentos de hoteles, crece continuamente, y los hoteles tales como el Plaza, Savoy, Palace, etc., de Buenos Aires, cuentan con un gran número de familias como residentes fijos o que, por lo menos, permanecen durante largos períodos. En Montevideo este hábito ha de desarrollarse seguramente, tan pronto ofrezca oportunidades un hotel moderno y bien organizado, que no sea explotado en una forma extravagante, puesto que, en vista de las variables costumbres de vida actuales, los hoteles no son meras escalas para los transeúntes, sino que contribuyen a la vida doméstica y social de las ciudades.

Después de estas consideraciones generales, podremos pasar a la disposición detallada del proyecto que presentamos, y en este sentido debemos insistir en el hecho irrefutable de que el buen o mal éxito de un hotel depende casi totalmente del estudio de las verdaderas condiciones de explotación de un hotel moderno. No debe abandonarse nada a la oportunidad ni a lo imprevisto, porque de lo contrario el hotelero inteligente tendrá que introducir cambios apresurados y mal adaptados, antes de poder obtener un funcionamiento bueno y económico.

Esto es importante no solo en cuanto se refiere al albergue para la comodidad de los huéspedes, sino que también la economía del trabajo, de las diversas clases de servidores constituye una cuestión vital que debe siempre tenerse presente. Si el mucamo no se encuentra a mano, habrá siempre una demora en responder al llamado; si no tiene un ascensor de servicio convenientemente ubicado, mal puede llevar al huésped lo que ha pedido de la cocina o del bar, dando por resultado que se agota la paciencia, y la consumación viene caliente en verano o fría en invierno.

Para proyectar un hotel de éxito y remunerativo, hay que prever un cúmulo de detalles de servicio. Además, se requiere un conocimiento exacto indispensable en cuanto a su tamaño, número de habitaciones y proporción de la superficie del Comedor con respecto al número de huéspedes, tamaño de las Cocinas y oficinas.

Continúa…

http://www.urbanity.es/foro/edificios-en-general-inter/19043-arquitectura-en-hispanoamerica.html

http://www.skyscrapercity.com/showthread.php?t=761036&page=

Palacio Allende

Hacia el 1918 el empresario Marcelino Allende tuvo el proyecto de construir un gran edificio de oficinas en el terreno ubicado entre las calles Andes, 18 de Julio y Plaza Independencia El edificio estaría destinado a oficinas, tendría unos 15 pisos y una altura de 49 mts. lo que lo hubiese convertido, en el más importante de la ciudad. Una vez enterados por sus representantes en el Uruguay, diversas compañías internacionales apresuraron a enviar ofrecimientos al empresario Allende, entre las cuales figuraban las Beimont Iron Works, Construction Siuppliers Corp. of America, Devoc and Raynolds Co., y otras. El propio Marcelino Allende había solicitado al ingeniero civil uruguayo Arturo Prins quien vivia en Buenos Aires e intentó gestionar el arribo de Harrod’s de Londres, ya instalado en Buenos Aires, unos años antes No parece haber sido Arturo Piris (Arq., Ing. uruguayo) que diseño este proyecto, sino otro genio, llamado Robert Charles Tiphaine.

Más info.

http://www.bse.com.uy/almanaque/Almanaque%201995/pdf/0%20-%20016.pdf

http://www.skyscrapercity.com/showthread.php?p=65043365

El hotel Palacio Salvo

Cuando los Salvo se decidieron a edificar tan solo aceptaron algo verdaderamente impactante: o sea el proyecto del Arq. Mario Palanti y el Ing. Gori Salvo. El lanzamiento se hizo a través de impresos que contenían la descripción general de la construcción tanto en castellano como en ingles, italiano y francés. En la presentación del impreso, se destacaba la posición geográfica del nuevo gran hotel desde el cual se veía el Prado, el Cerro y la costa este en la que no solo se divisaba el Hotel Carrasco sino los cerros de Maldonado.

Realidad y fantasía:

El hotel estaba pensado para 251 habitaciones (185 con luz por las fachadas y 56 por el pozo de luz central), un piso para belvedere (el último de la torre), comedor de calle junto al hall, grillo room, bar Americano, salón de ventas de la confitería y salas de banquetes, de fiestas, de té, etc.

Locatarios e historia:

Una vez puesto en funcionamiento, los salones del Palacio Salvo constituyeron una atracción y un punto obligatorio de reunión, por la decoración, prestigio y accesibilidad del lugar. Repasar los duplicados de los contratos de alquileres durante los años que van de fines de 1930 hasta 1945 significa una rememoración histórica puesto que los nombres de las instituciones que celebran allí acontecimientos nos alerta extraordinariamente sobre la época.

Dos palacios mellizos: Barolo y Salvo

http://viajes.elpais.com.uy/2013/04/25/dos-palacios-gemelos-barolo-y-salvo

Origen de la foto de portada:


//
//
//

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s