Posts etiquetados ‘el país’

Hace medio siglo, Uruguay tuvo su plan de desarrollo.

El primer gobierno blanco realizó el primer diagnóstico, a partir del segundo gobierno de ese partido avanzó en la definición de propuestas (en 1964, el ministerio de Ganadería y Agricultura, cuyo titular era Wilson Ferreira Aldunate, presentó 7 proyectos de reformas estructurales en el sector agropecuario, que quedaron en el papel).

El primer plan de desarrollo económico y social que tuvo nuestro país, fue dado a conocer por la CIDE, cuyo secretario ejecutivo era Enrique Iglesias, en mayo de 1965. Ideario revisa aquel período de nuestra historia, lo que significó la CIDE, sus grandes aportes y los bloqueos que sufrió, en un contexto de luchas de poder muy agudas entre sectores sociales y económicos.

“El problema del país, sólo encontrará soluciones, alrededor de su propio esfuerzo y para ello se requiere inesquivablemente la realización de reformas fundamentales que transformen algunas de las actuales estructuras; (sin ellas), los resultados de los esfuerzos, serán necesariamente magros, y el país no se preparará para crecer en forma persistente y dar satisfacción a las aspiraciones de su sociedad”, decía el contador Enrique V Iglesias, en el preámbulo de un compendio, que contiene el Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social 1965-1974, publicado en dos tomos por el Centro de Estudiantes de la Facultad de Ciencias Económicas y Administración de la UdelaR (agosto de 1966).

Este plan, primero que tuvo nuestro país en toda su historia, fue elaborado, después de muchos años de intenso trabajo que comenzó por la preparación de un diagnóstico de la realidad, por la CIDE (en sus inicios, en octubre de 1959, denominada Comisión de Inversión y Desarrollo Económico; y años después, Comisión Interministerial de Desarrollo Económico). Su secretario ejecutivo, desde la primera hora, fue Iglesias, que era un joven profesor de economía en la UdelaR. En la CIDE, interactuaron técnicos y especialistas en distintas disciplinas. Algunos de ellos, siguen siendo activos protagonistas de la vida pública, como Danilo Astori, actual ministro de Economía y Finanzas, y Alberto Couriel, que hasta el 14 de febrero ocupó una banca de senador.

Como explica el historiador Enrique Méndez Vives, “en los años sesenta, se impuso en todo el mundo la planificación económica, ya fuera imperativa (rígida), como por ejemplo en la URSS, o indicativa (flexible), como en Francia. La CEPAL (Comisión Económica para América Latina, ONU), batalló por la planificación indicativa. Incluso la Alianza para el Progreso –la propuesta de (John F.) Kennedy, que tuvo escaso seguimiento-, condicionó su apoyo a la existencia (en los países) de planes económicos y financieros”. (“500 años…” 2014).

Entonces, el primer gobierno blanco (1959-1963), creo la CIDE que realizó el primer diagnóstico sobre la realidad local (“Estudios Económico del Uruguay: evolución y perspectiva”, 1963), y realizó un Censo Nacional de Población y Vivienda (fue en 1963; el anterior era de 1908); y, a partir del segundo gobierno de ese partido (el de la “ubedoxia”, de 1963 a 1967), avanzó en la definición de propuestas (en 1964, el ministerio de Ganadería y Agricultura, cuyo titular era Wilson Ferreira Aldunate, presentó 7 proyectos de reformas estructurales en el sector agropecuario, que quedaron en el papel).

En “El Uruguay de Nuestro Tiempo. 1958-1983”, “Economía, la hora del balance” (CLAEH), los economistas Walter Cancela y Alicia Melgar, afirman que “El plan de la CIDE y el previo diagnóstico, significaron un gran esfuerzo de sistematización y análisis; prácticamente el nacimiento de la estadística económica en el pais (…) se recomendaba e instrumentaba un gran número de reformas estructurales que tendían a modificar en buena parte, el funcionamiento económico del país”. Y concluían: “los cambios en las posiciones de los grupos de poder que el mismo implicaban, nunca podrían ser apoyados por quienes, precisamente, se podían ver perjudicados por ello. Aprobado en el papel, el Plan fue convenientemente archivado”.

Por su parte, Méndez Vives se pregunta: “¿fracasó la CIDE?”. “(…) hay por lo menos, dos aspectos que deben señalarse, -subraya; 1) algunas propuestas de avances técnicos se incluyeron en la Constitución de 1967; 2) la necesidad de planificación se incorporó a la cultura de muchos técnicos e instituciones del ámbito económico nacional, y rindió frutos mas adelante. Decenas de economistas de relieve, de distintas ideologías, se formaron en el semillero de la Comisión (a lo largo de varios años)”.

Parte de los estudios de la CIDE fueron tenidos en cuenta por el Congreso del Pueblo (1965) que diseño una “propuesta de soluciones a la crisis”, asumida por el movimiento sindical. En 1967, al entrar en vigencia la nueva Constitución de la República, surgió con rango ministerial la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, fue creado un Banco Central y otros organismos estatales.

“La propuestas del Plan contenían un conjunto de reformas estructurales cuya implementación se señalaba reiteradamente como indispensable para su éxito”, afirma el inglés Henry Finch, un especialista en historia económica graduado en Oxford, que fue investigador visitante de la UdelaR (Instituto de Economía), entre 1967 y 1969.

Finch, en un importante estudio que acaba de ser reeditado, dentro de la colección Heber Raviolo, de Ediciones de la Banda Oriental (“La economía política del Uruguay Contemporaneo, 1870-2000”), recordaba el carácter progresista de los planteos formulados (terminar con el régimen anacrónico de tendencia de la tierra, donde imperaba el latifundio y el minifundio, entre un abanico de políticas públicas), y explicaba la no aplicación de este Plan, por parte del entonces elenco gobernante, porque “de haberlo hecho, hubiera actuando en contra de sus propios intereses, en contra de la burocracia, que constituía su clientela (electoral), y también del sector privado en general, especialmente del sector terrateniente, y del sistema y financiero. (En suma) los centros de poder político y económico, no tenían ningún interés en la iniciación efectiva de un proceso de planificación, y fueron capaces de impedirlo” (ver recuadro).

Enrique Iglesias, en el preámbulo del Plan de Desarrollo Económico y Social, presentado en mayo de 1965 (y publicado por la UdelaR), advertía que no puede olvidarse que “la instalación de un proceso de planificación, es una tarea lenta, que supone, además de decisiones políticas y privadas, cambios institucionales, creación de una mentalidad colectiva que trabaje con una visión de futuro de largo plazo, y la disposición de un equipo humano del que el país cuenta con abundancia y capacitación” (ver recuadro con las reflexiones del historiador Carlos Zubillaga, sobre la crisis de los partidos políticos uruguayos, y el freno a las reformas, en los convulsos años 60).

MUÑOZ

MENTIR: es lo que nos vienen enseñando cada vez mejor. … Ver más

La visión de Carlos Zubillaga

SOLUCIONES ENSAYADAS POR LOS PARTIDOS ANTE LA CRISIS

“Abandonado el modelo industrializador del “neobatllismo” (desde 1959), fracasado el modelo alternativo de signo agrario impulsado por el ruralismo, el equipo gobernante –fruto de lo que Germán Rama ha definido como “unión ocasional de gestores políticos”-, jugó la carta de la propuesta tecnocrática, en un intento por desplazar hacia el campo científico, la búsqueda de “recetas” que su propia definición ideológica le impedía formular por sí. Hizo la opción de encargar a los técnicos, definiciones de las soluciones sociales y económicas de fondo, con olvido de que éstas son en último término, responsabilidad inequívocamente política.

A una tal renuncia implícita de lo que configura la esencia del quehacer gubernativo, contribuyó la contradictoria representatividad social de los grupos políticos coaligados en la mayoría del Consejo Nacional de Gobierno (blancos de la UBD y del herrerismo).

Se puso en marcha, entonces, la Comisión de Inversión y Desarrollo Económico (CIDE), que actuó de acuerdo con los cánones de la CEPAL (Comisión Económica para América Latina, de Naciones Unidas), en el entendido de concebir la crisis nacional como el resultado de la inadecuación de las estructuras económicas a los requerimientos de un proceso de desarrollo autosostenido.

La modificación de esa estructura y la utilización racional de los recursos disponibles –por otra parte, escasos-, logradas mediante el mecanismo de una planificación indicativa, se convirtieron en el presupuesto del desarrollo nacional. La CIDE, realizó primeramente un diagnóstico preciso de la situación, arribando a una interpretación que apreciaba la sociedad como un complejo de factores no exclusivamente económicos, y elaboró en 1965 un Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social, fundado en tres principios claves:

  • La selección rigurosa y voluntarista de los modos de utilización de los recursos.
  • La jerarquización del valor agregado nacional en los productos destinados a la exportación.
  • La formulación de un acuerdo social que neutralizara la lucha por la distribución del ingreso.

El Plan proponía la restructuración de la producción industrial en un esquema que suponía la elaboración de equipos y otros bienes de capital, pero reconocía que el estancamiento del sector agropecuario, configuraba una traba para la necesaria potencialización de la industria nacional, por lo que solo una remoción de los obstáculos estructurales que eran responsables del estancamiento rural, posibilitaría el desarrollo integral del país. Sobre este particular, la opinión de la CIDE, no admire reparos: “(…) el Plan es enfático, decía, en el sentido de establecer que sin reformas estructurales, no hay desarrollo posible (…), no admite alternativas y está elaborado sobre la base de que las reformas han de ser llevadas a cabo”.

El Plan, sin duda excesivamente tecnocrático, no señaló mecanismos para neutralizar la acción de grupos de interés, opuestos a las reformas que propugnaba. Lo cierto fue que careció de la requerida instrumentación, poniendo de manifiesto el divorcio entre la planificación económica, y la voluntad política de efectivizarla con vistas a un resultado concreto.

El fracaso de la coalición gobernante (de fracciones del Partido Nacional), en el logro de soluciones a la crisis económica, se sumó al mantenimiento de factores negativos (burocratización, clientelismo, ineficacia directriz, carencia de unidad de acción), para decretar el fraccionamiento de la mayoría del Consejo Nacional de Gobierno, en una lábil confederación de subgrupos políticos con escasos elementos religantes.
La muerte de (Daniel) Fernández Crespo (líder de la UBD), en julio de 1964, (…) consagró la virtual desaparición de la coalición gobernante, que presentaba ya notorios rasgos de desintegración”

“”Los partidos políticos ante la crisis (1958-1983)”, de Carlos Zubillaga; estudio que integra el volumen colectivo: “De la tradición a la crisis. Pasado y presente de nuestro sistema de partidos”, CLAEH, 1985. Doctor en historia, investigador, docente, ensayista, Carlos Zubillaga fue decano de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación).

constanza

LA REVISTA DE CONSTANZA para adolescentes que recién entran al gremio del liceo y quieren repetir consignas progresistas y sensibles por Darwin Desbocatti … Ver más

 

El enfoque de Henry Finch
UN GRAN PLAN QUE EL ELENCO GOBERNANTE NO QUISO APLICAR

“Aún cuando el plan (de la CIDE de 1965) y sus recomendaciones fueron en su mayor parte ignoradas por los gobiernos (su papel) resultó de un inmenso valor. El informe (inicial) de 1963, fue el primer diagnóstico serio que se hizo en Uruguay, acerca de la crisis (y) el censo de población de 1963, era el primero que se realizaba desde 1908 (…).

El diagnóstico de la CIDE, era fundamentalmente de carácter estructuralista y desarrollista. El problema de la inflación era considerado como consecuencia fundamentalmente del estancamiento económico, de los conflictos sociales resultantes y del deterioro de los términos de intercambio, más que como el resultado de una política de expansión monetaria. El estancamiento, por su parte, aparecía allí enraizada en la problemática de la industria manufacturera que había agotado las posibilidades fáciles de la sustitución de importaciones, y se veía limitada por la pequeñez del mercado interno(…)

Las propuestas del Plan, contenían un conjunto de reformas estructurales cuya implementación se señalaba, reiteradamente, como indispensables para su éxito. La reforma debía extenderse a las estructuras agrarias, buscando eliminar los problemas de la dimensión y tenencia de unidades de explotación agropecuaria que dificultaban la implantación de nuevas tecnologías (latifundio, minifundio); al sistema impositivo, mediante la eliminación de algunos impuestos antieconómicos, y la mejor administración del régimen fiscal; al sistema financiero, mediante la creación de un Banco Central independiente (entre muchas otras).

“Creer que la ineficacia y la irracionalidad eran los obstáculos fundamentales para el desarrollo del Uruguay fue, tal vez, el error básico de este enfoque estructuralista. (En realidad) el gobierno blanco se vio obligado a crear un organismo de planificación, por las exigencias de la Alianza para el Progreso, (pero) los partidos políticos (entonces en el gobierno) no tenían ninguna intención de poner en práctica el Plan y sus reformas. De haberlo hecho, hubieran actuado en contra de sus propios intereses (…) de los intereses de la burocracia que constituía su clientela (electoral) y también del sector privado en general, especialmente del sector terrateniente, y del sistema comercial y financiero.

Durante el segundo gobierno blanco (1963-1967), la evolución de la economía estuvo caracterizada por la continuación del estancamiento, por la aceleración del proceso inflacionario, por los déficit fiscales y del sector público, y por la creciente especulación financiera que operaba a través de un sistema bancario hipertrofiado, y que resultó en una fuga de capitales estimada en 246 millones de dólares en el período 1962-1967”

(“La economía política del Uruguay contemporáneo 1870-2000”, Henry Finch, 2014. Finch, graduado en la Universidad de Oxford, ha sido investigador visitante a partir de 1967 del Instituto de Economía de la Universidad de la República, y es socio de la Asociación Uruguaya de Historia Económica).

Por Luis Casal Beck

http://www.republica.com.uy/hace-medio-siglo-uruguay-tuvo-su-primer-plan-de-desarrollo/508046/

LOS POPULISTAS DECIDEN IGNORAR
7 lógicas de la economía humana:

1. La gente libre no es igual más que ante la ley. Y para hacer que la gente sea igual, la ley tiene que prohibirles ser
Libres.

2. Aquello que te pertenece, lo cuidas con más dedicación. Aquello que no pertenece a nadie, o que pertenece a “todos” tiende a caer en descuidos sin reparo.

3. Las políticas económicas más justas son las que se hacen pensando en todos y Todos somos consumidores. Por eso las decisiones económicas más coherentes requieren que consideremos efectos de largo plazo y a todas las personas, en vez de considerar efectos de corto plazo que solo consideran a pocas personas.

4. Si incentivas algo, obtendrás más de ese algo, (Educación) si desincentivas algo, obtendrás menos de ese algo. (Corrupción)

5. Nadie gasta el dinero de alguien más con el mismo cuidado con el que gasta el propio.

6. El gobierno no puede darte nada que primero no le haya quitado a alguien más, y un gobierno que es lo suficientemente grande como para darte “todo” lo que quieres, también es suficientemente grande como para quitarte todo lo que ya tienes. Un gobierno hará todo lo posible para hacerte creer que a ti nunca te quitará nada. Y eso requiere mantenerte en la pobreza

7. La libertad hace toda la diferencia en este mundo! Hace al hombre responsable de las consecuencias que conlleva. las decisiones que a diario elige. Y una sociedad llena de individuos responsables, es la única sociedad que puede ser justa.

Fuente: FEE Fundacion para la Educación Económica.

Hay que mostrar que a la mitad del país NOS PREOCUPAN SERIAMENTE estos 20 puntos:

1. La inflación que niega y disfraza siendo el principal impuesto a los pobres.

2. El déficit generado por un gasto excesivo e ineficiente

3. La deuda externa que sigue creciendo, aun cuando se tuvo la mejor década económica de la historia, y que pagarán nuestros hijos y nietos.

4. Las rapiñas, los asesinatos, ajuste de cuentas, las mafias de la droga, los hurtos, los presos que se sueltan, las pedreas contra ómnibus, las muertes evitables en las rutas, los tiroteos cada vez más comunes, la inseguridad espantosa que sufre la gente.

5. que se proponga que las mismas autoridades del Ministerio del Interior sigan arrogantes en sus cargos

6. que debemos esperar muchas semanas para ser vistos por un especialista médico

7. que haya gente muriendo en la puerta de los hospitales y corrupción en el área de la salud.

8. Que nuestros hijos salgan de la educación pública sin saber leer y que en su futuro no sean aptos para ningún buen trabajo siguiendo igualando para abajo, pues son votos seguros.

9. Que nuestros hijos vean normal el consumo de marihuana y que combatimos menos a este flagelo que al consumo del tabaco.

10. Que rechazamos la arrogancia de un ex ministro procesado encabezando una lista a diputados para poder zafar de la justicia.

11. Que el vicepresidente haya fundido ANCAP

12. Que el Presidente sea un comediante internacional incapaz de atraer una sola y concreta inversión.

13. Que la infraestructura física esté en un estado de decadencia total y la única obra mostrable del Ministerio de Transporte sea el nuevo despacho de su ministro

14. Que el país esté de rodillas ante la prepotencia de Argentina y la indiferencia de Brasil.

15. Que los cancilleres estén mas preocupados por su agenda personal y su consecuente demagogia que por los verdades intereses nacionales.

16. Que se ponga a la política por encima del derecho, no se respete la división de poderes y el estado de derecho se continúe erosionando.

17. Que la pequeña mafia comunista maneje a su gusto y conveniencia al movimiento sindical

18. Que la central sindical haga votar con prepotencia fascista a los parlamentarios, lo que a ellos se les antoja.

19. Que el crecimiento de los asentamientos y la marginalidad no hayan parado en un supuesto gobierno progresista.

20. Que la pobreza no haya disminuido, y solo se la haya maquillado estadísticamente.

NOS PREOCUPA TODO ESTO Y LO MANIFESTAMOS

EL PARTIDO COMUNISTA NO VOTA A CORRUPTOS
11 razones del PCU para no votar a Tabaré Vázquez

Un conspicuo miembro del Partido Comunista Uruguayo (PCU), José Luis Perera explica los motivos por los cuales no votaría la candidatura del Dr. Vázquez y afirma no admitir que “Mónica Xavier decida por mí y por todos los frenteamplistas quien será el candidato”.

Vale la pena adentrarse en los vericuetos del pensamiento de un correligionario de Eduardo Lorier, de la “heladera” Ana Olivera, de Juan Castillo y de Jorge Venegas; que asegura pese a todo ser frenteamplista y que titula su nota “Algunas razones por las que no votaría nuevamente a Tabaré Vázquez”. Ahí van:

“1) Porque aquello de “mejor malo conocido que bueno por conocer” nunca lo entendí; me gusta más equivocarme en la búsqueda de lo bueno.

2) Porque durante su gobierno se hicieron cosas buenas (todas ellas formaban parte del Programa del FA y era lo que habíamos prometido); y se hicieron otras malísimas, todas ellas promovidas e impulsadas por TV (Tratado de Protección de Inversiones con los EEUU, maniobras Unitas, envío de tropas a Haití, veto a dos leyes impulsadas por el FA, relaciones carnales con el genocida Bush, etc.)

3) Porque otras peores no se hicieron gracias a la movilización popular (TLC con los EEUU, por ejemplo)

4) Porque las dos terceras partes de las leyes que aprueba el Parlamento son proyectos enviados por el Poder Ejecutivo, y por eso me importa quien se sienta en ese sillón.

5) Porque soy de izquierda, y por lo tanto, defiendo la unidad latinoamericana y soy antiimperialista, y no votaría jamás por alguien que le pidió ayuda al Presidente de los EEUU, el peor genocida de la historia, para asustar a un país hermano latinoamericano.

6) Porque TV es un megalómano que solo cree en él mismo y no admite otra cosa que no sea su propio pensamiento y su propia figura. El veto a la ley del aborto es una clara demostración. Pero también lo es su actual pensamiento. Cuando dice que acepta postularse como candidato porque “No quiero ser el padre de una posible derrota del Frente Amplio”, lo que está diciendo es: soy el único que puede salvar al FA de la derrota. Y eso puede ser verdadero o falso, no importa, pero demuestra claramente su megalomanía.

7) Porque para mi los gobernantes, deben poner por encima de todo los intereses colectivos, y no sus posiciones personales (válidas y respetables todas ellas), porque los votamos por lo que prometen que van a hacer sus partidos, y no por lo que íntimamente piensen sobre cualquier tema.

8) Porque jamás acata lo que decide el colectivo si esa decisión está en contra de su pensamiento. Lo ha demostrado infinidad de veces. Sus actitudes van desde actuar en contrario a la decisión colectiva (ej: veto a la ley del aborto, firma para el plebiscito contra la nueva ley del aborto), hasta patear la mesa y amenazar con irse si no se hace lo que el quiere (lo hizo muchas veces cuando fue presidente del FA)

9) Porque es de los que piensa que hay que votarlo y después irse para la casa y dejarlo gobernar, y detesta la movilización (salvo que sea para aplaudirlo). Y por eso les pide a los frenteamplistas, no que militen, no que se movilicen, les pide que “tengan fe”: “Confianza como una actitud permanente de creer, de saber, que podemos tener fe en el proyecto político y también en los compañeros en los cargos de gobierno para llevar a cabo ese proyecto” (discurso en el aniversario del FA). Y yo no puedo tener confianza (menos aún fe) en alguien que veta una ley de su propio partido, o que trabaja en contra del programa que elaboramos entre todos.

10) Porque no se puede premiar con una candidatura a la presidencia por el Frente Amplio a alguien que ha violado groseramente sus estatutos y hasta disposiciones promovidas por él mismo, como el mandato imperativo.

11) Porque no acepto el chantaje de que “es esta candidatura o la vuelta a la derecha”. Si eso fuera cierto, si el futuro del FA dependiera de la candidatura de ese señor, entonces sí, “cerrá atrás y vamos”.

REPRIMENDA COMUNISTA A VÁZQUEZ
Acusan a la actual conducción económica de “falta de disposición para salir de los esquemas del gran capital”. Agregan en un documento surgido del Congreso último que la marcha de la economía nacional “está cada vez más primarizada, concentrada y extranjerizada” y que “sólo modificaciones de la política antiimperialista pueden afirmar una tendencia favorable para los intereses populares”.

socialismo es la ciencia del ejemplo
Pretenden cambios de fondo de la base material de la sociedad y dicen que el debate no es solo con la derecha sino también “con las concepciones neodesarrollistas en la izquierda, sobre los instrumentos a aplicar para incidir en la economía”. En tal sentido, el PC quiere implantar algunas medidas drásticas, como la detracción a las exportaciones de materias primas, gravar el capital financiero y utilizar un porcentaje de las reservas que el Uruguay tiene en el exterior para financiar políticas sociales. También pretende convocar a una Convención Nacional Constituyente para reformar la Constitución.

994118_10201536539210194_3161255533067095022_n 26-11-2014 13-12-35
El Partido Comunista teme que un segundo gobierno de Vázquez procure un acercamiento estratégico con EE.UU. y con la Alianza del Pacífico en lugar de hacerlo con Venezuela y Cuba.

CÓMO TRABAJA LA DERECHA
FAscismo uruguayo hoy

Es más, si se sigue profundizando, veremos que es una sumatoria de hechos en los días anteriores a las elecciones, además de cómo se trabaja ese día. En nuestro país, el reparto de listas es algo muy común, pero los FACHOS siempre contrataron gente para realizar dicha tarea, gente del mismo barrio, es decir gente conocida. PERO TAMBIEN “OTRAS MANIOBRAS” NO TAN SANTAS. Como acosar, quitar las publicidades ajenas, incluso encerrar tipo secuestro a militantes de otros partidos. En octubre, la orden era imponerse, tarea que es realizada por militantes, con mucha conciencia FACHO-frenteamplista. Es decir que si uno va sumando a las desapariciones de listas y papeletas, no es juego limpio, sí podemos decir que los que quisieron imponer violencia y/o mentiras en esta campaña, quedaron al descubierto.

De forma tal, que al Frente Amplio le convendría mirar un poco para el interior de sus filas, antes de enviar a los artilleros de la retaguardia a tirar bombas sobre hipotéticas candidaturas al Gabinete Ministerial, de otros partidos políticos.

Aunque en el fondo entiendo la desesperación del “progresismo”. La tendencia de todas las encuestas de opinión los dan en baja sostenida y el “olor de santidad” que durante casi 10 años emanó de sus dirigentes, ahora está oliendo a putrefacto y se ha perforado la coraza en la cual rebotaban las balas disparadas contra sus desatinos.

Porque han perdido la costumbre de estar sin protección de la inmunidad de lo que los catalanes llamaban “la izquierda divina” -que ahora es derecha fascista- y aterrizar deber ser un rudo golpe para sus impenitentes almas.

ERROR, son 300 no 169, esa es la razón por la que hace 2 meses que nos cobran los combustibles un 20% por arriba de lo que nos podrían cobrar por el costo en pesos no en dolares del barril de petroleo.

POPULISMO ANTIDEMOCRÁTICO

¿SABÉS CUAL ES EL OBJETIVO?

¿Hacia dónde nos lleva el oportunismo circunstancial? ¿Por qué insisten en las tácticas de Bonomi? ¿Para que el asistencialismo? ¿Qué persiguen estos nuevos “padres de la patria”? Una nación renacida… ¿de qué tipo? No te pierdas esta peli, verás muy clarito la política del neo fascismo. LA PURGA es un día cada año. Durante ese tiempo, todo crimen conocido es legal, y todos los servicios (policía, bomberos y hospitales) están cerrados. Se dice que actúa como una catarsis para los ciudadanos, pero en realidad, se utiliza como método de control de la población, en el que las personas más pobres y sin hogar son los objetivos principales. Como sucede en la película, la envidia y los celos de los vecinos pondrán en jaque también la vida de los protagonistas, estableciendo las consecuencias infinitas de una tal instauración legislativa criminal. Leer más en http://www.eticaycine.org/La-purga